Las cimitarras

Por Jose Antonio Solís Miranda

Lo mismo que en el mundo cristiano la espada era algo más que un arma, era el símbolo del caballero, en el mundo musulmán la cimitarra representaba el arma de Dios que combate al infiel. Algunas variantes de estas armas incluso se realizaron imitando la forma flamígera que se atribuye a las espadas angélicas tanto por cristianos como musulmanes.
Así que mientras en el Occidente la espada recta de doble filo era a la vez un doble símbolo de caballero y de cristiano (la misma espada tenía figura de cruz) y por tanto representaba sus más estimados valores, la espada curva llamada cimitarra representaba en el Oriente las virtudes del verdadero creyente y era una representación material de la fuerza de Dios.
Sin embargo no todas las armas musulmanas eran de hoja curva, por ejemplo las llamadas “jinetas” de los musulmanes españoles eran espadas rectas de doble filo, similares en todo a las cristianas menos, precisamente, en la parte de la guarnición que podría formar la figura de una cruz a fin de no relacionarla con este símbolo cristiano.

La palabra española cimitarra según algunos investigadores proviene del italiano "scimitarra" que a su vez proviene de vocablo persa “shamshir”. En todo caso las tres palabras determinan y nombran a un tipo único de arma que es el sable curvo oriental.

La cimitarra recibe a su vez entre otros los siguientes nombres:
En Turquía: Kiliç
En la India: Tulwar
En Persia: Shamshir
En Marruecos: Nimcha
En Arabia: Saif

 

La cimitarra es en general un sable adaptado a la más característica forma de lucha de los guerreros sarracenos, veloces ataques a caballo o incluso a pie pero realizados con la misma filosofía de combate. Poco apta para usar en formaciones compactas y regulares al estilo occidental es sin embargo un arma formidable para golpear y continuar la marcha ya que su forma curva la ayuda a deslizarse sin trabarse. Pensada por tanto para los combates rápidos entre oponentes con ninguna o ligera protección, algo bastante común en climas cálidos, quizá de ahí su extensión por zonas que no son las más frías del planeta precisamente. Muy propia también para el guerrero nómada a cuyas características de vida parece adaptarse como un guante. A lo largo de la Historia ha demostrado su efectividad mientras no tuvo que enfrentarse a ejércitos occidentales modernos, aunque eso era ya en la época en que el arma de fuego era la principal.

 

Si desea publicar su artículo puede enviarlo a: info@spainswords.es